lunes, 12 de marzo de 2018

"Manifiesto Surrealista" (André Breton) - Concepto teórico, BLOQUE nº 5.




En 1924, André Breton  firmaba el primer manifiesto del surrealismo, donde se precisaba el intento de los surrealistas para salir de los rígidos esquemas de la razón y de la observación realista de los hechos para buscar significados ulteriores y vínculos más auténticos con las profundidades del yo. 

Apoyándose en los descubrimientos freudianos, se tendió a examinar el mundo de los sueños el proyecto de una reconstrucción integral de la personalidad.

Precisemos...
 
1.- En su primer manifiesto el autor establece una síntesis de las tendencias que a partir de la guerra del 1914 habían agrupado a varios artistas y escritores. El manifiesto no se presenta como una innovación; el espíritu surrealista, señala, se ha manifestado en todos los siglos pasados, pero sólo ahora es consciente de sí mismo. Al redactarlo, el autor se presenta como fundador del movimiento surrealista. 

Posteriormente, André Breton se adhirió al partido comunista y publicó "Nadja". Este compromiso político fue de corta duración, pues Breton rehusó a someterse al dogmatismo comunista, rompió con el partido y se acercó al trotskismo y al comunismo libertario.


 2.- En el primer manifiesto (1924) critica el realismo, la observación y descripción en literatura: el realismo en el arte sería, según él, incompatible con las emociones extraordinarias, con la revelación de lo "maravilloso" que se espera de la belleza. Igualmente, critica la lógica y la razón: la razón, identificada indebidamente a toda forma de pensamiento, impediría al espíritu humano tener acceso a una zona esencial, aunque escondida, del pensamiento.

André Breton se interesa particularmente por los sueños, aprovechando la doctrina freudiana, para acceder a la zona "surreal" del pensamiento. Así, las actividades surrealistas deben hacerse "en ausencia de todo control ejercido por la razón, al margen de toda preocupación estética o moral"

El surrealismo intentará así introducir a sus adeptos en los estados de videncia, por medio de procedimientos tales como la escritura automática, los dictados del sueño, la búsqueda de lo insólito, etc. Breton presenta algunas muestras de visiones, dando indicaciones precisas para situarse en estado de creación surrealista, sosteniendo que su movimiento no es una escuela literaria o artística, sino un modo de vida.


3.- El segundo manifiesto (1930) adquiere un tono polémico y cierta dosis de intolerancia. Reacciona contra los que han abandonado el surrealismo por otras actividades más lucrativas, o por afiliarse al partido comunista. Esto permite al autor recordar y precisar lo esencial de sus tesis surrealistas. En este segundo manifiesto, su posición parece depender más bien del anarquismo.

 Vídeo: ¿Qué #@%$ es el surrealismo?

   

 Vídeo: Primer Manifiesto Del Surrealismo.

 

Archivo del blog