miércoles, 11 de enero de 2017

Época del Barroco: siglo XVII...




Es dudoso el origen de la palabra barroco. Algunas teorías hacen derivar el término de la palabra portuguesa barocco (que en castellano sería barrueco) que significa "perla irregular con deformaciones". Esta es la opinión más extendida, pero también se ha dicho que puede proceder del dialecto florentino en su voz barochio, con el significado de engaño. Otras fuentes aseguran que viene del francés y que se refiere a una figura del silogismo.

El concepto de barroco aparece en la Historia del Arte en el siglo XVIII. Sus creadores fueron los teóricos del Neoclasicismo que adoptaron el término con un sentido peyorativo; para ellos este arte y forma de pensamiento era pura extravagancia con una carencia total de lógica. Pero más tarde, en el siglo XX, tras la Primera Guerra Mundial, una serie de estudiosos del tema demostraron y pusieron de manifiesto el carácter coherente y lúcido del barroco.

Se trata de un estilo complejo, que no es sino la consecuencia de una época de crisis, en la historia de Europa sobre todo. Expresa el estado de ánimo del hombre del siglo XVII; sus manifestaciones estéticas son fruto de la sensibilidad de una época que tiende a lo emotivo y a lo desbordante. En este sentido, está bastante cerca del pensamiento romántico; en ambos periodos se da la exaltación de los sentimientos. Su existencia arranca del Renacimiento, pero desde el principio posee un carácter muy diferente. El centro de formación fue Roma y desde allí se extendió por toda Italia y después pasó al resto de Europa.

Según las circunstancias socioeconómicas, políticas o religiosas que impulsan su desarrollo se puede distinguir:

Barroco cortesano y católico, que fue el instrumento de propaganda de la Iglesia de la Contrarreforma y del Estado absoluto. Ambos estamentos fueron grandes mecenas del arte barroco y se sirvieron de él para la propagación de la fe católica. Se dio sobre todo en Italia, Francia, Alemania y España.

Barroco burgués y protestante, naturalista y laico, que se dio en Inglaterra y Holanda. El protestantismo aconsejaba austeridad y sencillez arquitectónica, características ambas que se dan en el arte barroco impulsado por la reforma protestante.





Archivo del blog