lunes, 16 de enero de 2017

Bernini... "Plaza de San Pedro del Vaticano"




Giovanni Lorenzo Bernini, autor de la plaza de San Pedro, nació en Nápoles en 1598 y murió en Roma en 1680.

Arquitecto, escultor, pintor y dibujante, representa destacadamente el Barroco clásico. Hijo del escultor Pietro Bernini, su familia se estableció en Roma en 1604.

Ya era famoso como escultor a los veinte años de edad pero fue en 1629 que fue nombrado arquitecto de San Pedro e ideó el diseño alrededor del obelisco que está en el medio.

La mayor parte de sus edificios más importantes pertenecen a su madurez, principalmente durante el pontificado del papa Alejandro VII (1655 - 1667). Tuvo por clientes a las grandes familias patricias romanas y hasta, aunque sin éxito, al rey de Francia, Luis XIV.

Contribuyó a transformar decisivamente la fisonomía de Roma. Renovó muchos conceptos estilísticos, sobre todo en el orden espacial, apoyado en un especial talento para conseguir efectos ópticos y lumínicos, recurriendo muchas veces al perspectivismo forzado o ilusorio.

Entre sus obras principales destaca la Plaza de San Pedro del Vaticano, enorme recinto oval (integrado en el palacio papal del Vaticano) cuyo axis corre transversalmente, paralelo a la fachada de San Pedro.

Está rodeado por cuatro hileras de columnas exentas -trescientas en total- talladas en travertino romano formando un óvalo de doscientos metros en el axis más largo, marcado por tres monumentos: lateralmente por dos fuentes y en el centro un obelisco egipcio que había servido como poste de giro en las carreras de carros en el antiguo Circo de Nerón. Las columnas son una versión modificada del dórico y tienen una altura de quince metros. La plaza da paso a la Basílica de San Pedro, sede de la iglesia católica y símbolo de su poder. El notable arquitecto diseñó sus suelos, los relieves sobre la puerta central, la estatua de Costantino y la adyacente Scala Regia. La apertura de la Piazza San Pedro delimita la frontera con Roma.

Se dice que la Basílica de San Pedro esta construida, sobre el lugar que la tradición oral de los primeros cristianos, afirmaba murió San Pedro. Los primeros cristianos, cuenta la tradición, erigieron allí una capilla y más tarde el emperador Constantino y su madre Santa Helena, mandaron construir una iglesia, y desde entonces en el mismo lugar se ha ido reedificando, hasta llegar al siglo XV y XVI en el que se construyó la actual Basílica. El tratado de Letrán de 1929 convirtió la ciudad del Vaticano en un Estado independiente, el más pequeño del mundo.


Archivo del blog