miércoles, 12 de octubre de 2016

Inicios del Islam...



La civilización islámica nace en la península arábiga, bordeada por el mar Rojo y el Golfo Pérsico. La región se encontraba habitada por pueblos de origen semita, organizados en forma de tribus y dirigidas por un jefe llamado jeque, surgido de las principales familias de la tribu.


Los beduinos que habitaban en el desierto desarrollaban una vida nómada y su única fuente de ingresos provenía del pastoreo y el pillaje. Los enfrentamientos entre distintas tribus de beduinos era muy común, así como los asesinatos y distintos actos de venganza. En cambio, las poblaciones que vivían en las zonas costeras se dedicaban a labores agrícolas precarias y al comercio. Allí se desarrollaron grandes ciudades gobernadas por aristócratas.


La ciudad más importante fue La Meca, centro comercial y religioso. Allí se encontraba el templo de Kaaba, donde se ubicaba la piedra negra que, según la tradición, se había oscurecido por los pecados humanos. Una vez al año se realizaba una peregrinación religiosa hacia esa ciudad. Esta circunstancia era también aprovechada para organizar ferias comerciales.

Los árabes eran politeístas y fetichistas. Sus creencias se basaban en espíritus y fuerzas ocultas. Entre los diferentes dioses que adoraban se destacaba Alá.

Inicio de la era islámica:

Mahoma nació en La Meca, alrededor del año 570. Desde joven se dedicó al comercio y participó de caravanas que le permitieron entrar en contacto con otras culturas y con las religiones monoteístas: el cristianismo y el judaísmo. El análisis de estas culturas le permitió advertir que la adopción del monoteísmo podría ser la posibilidad de unión del pueblo árabe.


A los 40 años de edad, Mahoma comenzó su prédica en su ciudad natal. Ante los conceptos difundidos por Mahoma, la aristocracia de La Meca vio amenazados sus privilegios. Mahoma fue obligado a marcharse, por lo que se estableció en la ciudad de Yatrib, junto a sus seguidores, en el año 622. Este episodio se conoce con el nombre de hégira y constituye el inicio de la era islámica. A partir de su llegada la ciudad tomó el nombre de Medina o ciudad del profeta.

Apoyado por varias comunidades que adoptaron la doctrina musulmana, Mahoma decide dirigirse a La Meca para liberarla de la idolatría de los impíos. En el año 630 se produce la toma de La Meca y el templo de Kaaba por parte de los musulmanes. A partir de ese momento se produce una gran difusión de las ideas islámicas en todo el pueblo árabe.

En el año 632, Mahoma muere en la ciudad de Medina. Ya en esa época casi la totalidad del pueblo árabe profesaba la nueva religión y comenzaba a gestarse la unidad del pueblo sobre un nuevo ideal político-religioso.

Vídeo: Mahoma en Medina.


Archivo del blog