miércoles, 18 de julio de 2012

El arte que odiaba Hitler...



Se cumplen 75 años de la exposición nazi formada por algunos de los pintores más importantes del S.XIX y S.XX.

elnortedecastilla.es (18/07/2012).


Lástima que Marty McFly y Doc sean simplemente personajes de ficción y no se pueda –hasta el momento- viajar en el tiempo porque hoy, exactamente hoy, era un día para hacerlo. Hace 75 años (el 19 de julio de 1937) Adolf Hitler inauguró en la Casa de Arte de Munich la exposición Arte Degenerado (Entartete Kunst) con obras de pintores vanguardistas de los S.XIX y S.XX que habían sido confiscadas por los nazis.
 
 
Protagonistas de la muestra fueron Monet, Manet, Renoir, Pissarro, Gauguin, Van Gogh, Cezanne, Picasso, Modigliani, De Chirico, Chagall, Grosz, Kirchner, Matisse, Klee, Kandinsky…la enumeración podría continuar párrafos y párrafos, ya que más de 16.000 obras de vanguardia fueron retiradas de los museos. La exposición contó con más de 600 pinturas, amén de esculturas y libros, que colgaban de las paredes del museo sin ninguna identificación más allá de unas breves referencias ofensivas e injuriosas. Algunas de las obras fueron rasgadas o tachadas.
 
 
La exposición buscaba, única y llanamente, la propaganda de la ideología nazi, ridiculizando y menospreciando las obras de autores modernos, bolcheviques y judíos –según palabras del propio Hitler–. Tal vez por esto un día después de inaugurarse el Arte Degenerado, y en el mismo edificio, abrió sus puertas una muestra de arte alemán oficial con pinturas que evocan la vida campesina y las escenas heroicas en batalla. No tuvo mucho éxito de visitas, mientras que más de tres millones de alemanes y austriacos se acercaron a ver los ‘cuadros degenerados’ por alguna de las 13 ciudades por las que circuló esta muestra.
 
Quemadas o vendidas...
 
 
Las obras nunca se volvieron a colgar de las paredes de las que habían sido sustraídas, simplemente se vendieron o quemaron. Algunas de las pinturas definidas como “arte neurótico de desequilibrados”, según el partido, fueron pasto de las llamas. Se cree que fueron quemadas en 1939 en el ‘auto de fe’ que se celebró de forma espectacular ante el cuartel de los bomberos en Berlín.
 
Los cuadros que corrieron mejor suerte fueron subastados en el Grand Hotel National de Lucerna, en junio de 1939. Theodor Fischer fue el encargado de dirigirla, siendo el único galerista no judío con contactos internacionales para poder realizar una subasta a gran nivel. Se celebró en alemán, francés e inglés y contó con la asistencia de 350 personas. La pintura más cara fue ‘El bebedor de absenta’ de Picasso, creada en 1902, y comprada por el coleccionista suizo, Othmar Huber, por 42.000 francos.
 
 
Los artistas que protagonizaron la exposición de Arte Degenerado corrieron suerte muy dispar. Algunos fueron obligados a exiliarse, como es el caso de Kandinsky que se instaló en Francia, otros perdieron su puesto de trabajo como personalidad en la enseñanza pública como Paul Klee o Max Pechstein, y otros se suicidaron. Esta es la historia de Kirchner que decidió poner fin a su vida con un trágico final después de que el régimen nazi le confiscara 639 obras y expusiera 32 en Entartete Kunst. Once meses después de inaugurarse la exposición, se quitó la vida en su refugio suizo de Frauenkirch.
 
 
Poca gente sabe que Adolf Hitler antes de convertirse en dictador se dedicó al mundo de la pintura. Aunque suene increíble sus lienzos estaban protagonizados por mujeres, perros y flores. Intentó entrar en varias ocasiones en la Escuela de Arte de Viena pero nunca logró pasar del insuficiente en la prueba práctica de dibujo. ¿Habría existido la muestra de Arte Degenerado si el Fuhrer hubiera aprobado el examen?

Archivo del blog