jueves, 3 de mayo de 2012

'El grito' de Munch pone de relieve que está de moda invertir en arte...



Que! (3/05/2012).

Los millonarios se fijan en el arte ante la inestabilidad de otros mercados y las casas de subastas obtienen resultados de récord. Noventa y un millones de euros o, dicho de otra manera, la obra de arte más cara de la historia jamás subastada. La venta de 'El grito' de Edvard Munch por la casa Sotheby's en Nueva York ha puesto de evidencia que las grandes fortunas tienen su ojo en el arte como alternativa a otro tipo de inversiones en crisis como la Bolsa o la construcción.

Así se explica que cinco de las diez piezas artísticas más caras de todos los tiempos se hayan vendido durante la crisis o que el año pasado las casas de subastas obtuvieran en 2011 sus mejores resultados de la historia (10.600 millones de dólares, 1.100 más que sólo un año antes), según la consultora Artprice.

"Las buenas piezas se venden bien"

Sólo en la última semana se han subastado -aparte del cuadro de Munch- obras de Picasso, Dalí, Gauguin, Miró, Cezanne o Matisse. Por todas se pagaron millones de euros porque "las buenas piezas se venden bien, eso es una realidad", aseguran desde Sotheby's, donde señalan a España como una excepción al buen momento mundial que viven las subastas. "El arte es expresión de la sensibilidad e inteligencia del ser humano y por ello es en sí un activo. Como tal, tiene un valor crematístico, es así en la actualidad y lo ha sido a lo largo de toda la historia", afirma María García Yelo, directora del departamento de Arte Moderno y Contemporáneo de Christie's Ibérica.

¿Quién compra estas obras?

Los nombres que han sonado como los compradores de 'El grito' son tan diversos como la familia real de Catar, Paul Allen (cofundador de Microsoft) o varios millonarios rusos, aunque lo novedoso es la proliferación de fondos de inversión interesados en el arte. En abril de 2011 se creó el fondo ruso Sobranie.Photoeffect, que a día de hoy ya posee 290.000 obras valoradas en 356 millones de euros. Otro ejemplo es el Fine Art Group, en el Reino Unido, que ha llegado a vender algunas obras por el doble del precio que las había comprado sólo un mes antes. Y mención especial merecen los inversores chinos, que ya representan el 23% del mercado. «La pintura y la escultura contemporánea son lo más demandado, aunque la fotografía ha ganado terreno», dicen desde Christie's. ¿Una inversión segura? Picasso.


Archivo del blog