miércoles, 11 de mayo de 2011

Una leyenda viva... Frank Lloyd Wright



Uno de los arquitectos más conocido y de más talento del siglo XX. Norteamericano de ascendencia galeza. Su madre fue quien lo animó a ser arquitecto. Los veranos los pasaba en la finca agrícola de su tío y allí se despertó su amor por la naturaleza.

Comenzó estudios de ingeniería en la universidad de Wisconsin. El primer edificio de Wright data de 1886. Ese año, siendo todavía un muchacho, se le denominó arquitecto a pié de obra de la Unity Chapel, de Halena Valley, proyectada por J. L. Silsbee.

En 1892, empezó a realizar sus propios proyectos trabajando sobre una planta libre con predominio de ejes horizontales alzando las casas sobre un zócalo de piedra, con la idea de que las ventanas no son simples aberturas, sinó que tienen función estructural bajo cubiertas de amplio voladizos.

Wright se convirtió en una leyenda viva. Su modo de vivir y amoríos extra-conjugales escandalizaron al país. Se rumoreó incluso que era casi comunista. En las épocas difíciles tuvo que volver a la agricultura para sobrevivir. la primera parte de su carrera se enlaza con el estilo autóctono llamado Praivie School, después de hacer sido aprendiz en el taller de Louis Sullivan.

Las casas de Wright para famílias de clase media con techos en suaves pendientes, proporciones aplanadas y siluetas tranquilas iniciaron una revolución espacial: los cuartos no eran cajas cuadradas, sino volúmenes zalopados e ínter penetrados.

En 1909 se largó con su amante Mamah Cheney. En 1914, cuando estaba construyendo Mid Way Gardens, en Chicago, la señora Cheney y sus dos hijos fueron asesinados. Su hijo Loid dirigió las obras de algunos de los casos de la costa oeste. Posteriormente comenzó su relación con Hegivanna Hinzenberg, donde se casó en 1928.

Surgió en el segundo período de éxitos con muchas casas importantes ( la Casa de la Cascada) y las oficinas Jhonson Wax Compani. Wright veía y promocionaba la arquitectura orgánica y un modo de vida democrático incluso a veces elógico. En su fase internacional de los años 30, visitó la URSS y dio las conferencias de Princenton y Sulgrave en las que resumió eficazmente su filosofía. El Tiba le concedió la medalla de oro en 1941. En la post-guerra hizo proyectos de gran escala, oficinas, más casas, teatros, iglesias y auditorios.




Archivo del blog