jueves, 7 de marzo de 2013

Esmeralda Cervantes nombre artístico de Clotilde Cerdá i Bosch...



8 de marzo, "Día Internacional de la Mujer".

diariodeavisos.com (7/05/2010).


En junio de 1880 llegó a Tenerife, a primeros de junio, una de las mujeres más célebres del mundo, Esmeralda Cervantes, que sólo tenía 19 años. ¿Quién era esta famosa joven? Así se llamaba artísticamente a Clotilde Cerdá i Bosch, nacida en Barcelona en 1861. Hija de una adinerada familia de Vic, estudió música en Roma. Con posterioridad madre e hija se trasladaron a París, donde terminó convirtiéndose en la mejor arpista del mundo. Víctor Hugo la bautizó con el seudónimo de Esmeralda, al que la reina Isabel II añadió el de Cervantes.


En Viena, y precisamente en una fiesta en honor del inmortal autor del Quijote, recibió su bautismo artístico y la prensa hizo de ella grandes alabanzas. Recorrió todas las ciudades de Austria y Alemania y fue elogiada por los más distinguidos maestros del mundo, entre otros Wagner y Konski. Recorrió triunfalmente las principales capitales de Europa y América. Hizo una fortuna y recibió valiosos regalos de varios soberanos y de sus admiradores. En un concierto que dio en Buenos Aires le obsequiaron con joyas valoradas en más de 200.000 pesetas de aquellos tiempos. Una fortuna. Tomó parte en el concierto que dieron en Roma para despedir al pianista Franz Liszt, que después de oírla exclamo: “La primera vez que siento el arpa”.

Cuando ya era una celebridad, actuó en varias localidades canarias, especialmente en Santa Cruz, concretamente en la Alameda del Muelle, en la Plaza del Príncipe el 25 de julio de 1880, en el Teatro Municipal, etcétera. Uno de sus grandes conciertos fue a beneficio de la construcción de la Plaza Weyler. Fue muy querida en Tenerife, isla a la que adoraba y donde falleció en 1926. El Ayuntamiento, después de muchos años, terminó honrándola con una calle que se encuentra en las inmediaciones de DIARIO DE AVISOS. Murió en la capital tinerfeña y su viudo, Óscar Grossman, le erigió un mausoleo en el cementerio de Santa Lastenia.

Archivo del blog