miércoles, 3 de marzo de 2010

Juan de Miranda. (1723-1805)...




Nació en Las Palmas de Gran Canaria. Su formación artística tuvo lugar con el entonces más afamado pintor de la isla, Francisco de Rojas y Paz.

Juan de Miranda inicia un periplo por todo el archipiélago e incluso se traslada a la península, lo que contribuye a formarlo como el más grande maestro de la pintura canaria durante el siglo XVIII.

Por múltiples problemas, la mayoría de ellos desconocidos, pasa un periodo en la cárcel, trasladándose a la Península donde realiza un recorrido por Sevilla, Madrid y Valencia. Ello hace que sus trabajos se impregnen de las corrientes, tanto madrileñas, como andaluzas. Su regreso a Canarias supone la etapa más fructífera de su vida artística.

Destacan sus obras religiosas y también sus retratos en absoluta consonancia con la estética española del momento.

Desde el punto de vista docente dejó su impronta destacando Antonio Sánchez González y Luis de la Cruz y Ríos quién fuera uno de los más destacados retratistas y miniaturista del Archipiélago durante la primera mitad del siglo XIX.

Archivo del blog