lunes, 11 de octubre de 2010

Arte Paleocristiano...



El arte paleocristiano es el nexo de unión entre dos grandes etapas de la cultura y el arte occidental. Nos referimos a la Antigüedad Clásica y a la Edad Media Cristiana.

Para el estudio del arte europeo de la Edad Media es imprescindible realizar un acercamiento al arte paleocristiano pues en él se van a gestar dos manifestaciones artísticas de la importancia del templo basilical y la iconografía narrativa y simbólica del Cristianismo.

De esta última, por ejemplo, sobresale el crismón, que será ampliamente utilizado en periodo romano.

Por tanto, se denomina Arte Paleocristiano al desarrollado en las primeras comunidades cristianas de los siglos II y III hasta la caída del Imperio Romano de Occidente.

El arte paleocristiano se puede dividir en dos grandes periodos:

· Periodo de persecución y clandestinidad (siglos II y III).

· Periodo del gran arte paleocristiano en tiempos del Cristianismo como religión oficial del Imperio (parte del siglo IV). En esta fase será, por contra, un arte protegido e impulsado por las grandes jerarquías eclesiásticas de la época.

Pero… centrémonos en el segundo período (siglos IV y V), en los nuevos templos cristianos: las Basílicas.

El principal problema que se plantea la Iglesia en estos momentos es encontrar un modelo arquitectónico para realizar sus celebraciones litúrgicas con toda pompa.

Cuando el Cristianismo fue aceptado en el Imperio Romano, y especialmente a partir de su transformación en religión oficial, se hicieron necesarios edificios para la reunión y el culto.

Sin embargo, los cristianos se juntaban hasta entonces generalmente en casas particulares, de forma que no tenían ningún edificio especialmente pensado para celebrar la misa. Por eso decidieron adoptar el edificio romano que mejor se adecuaba a sus necesidades: la basílica.

Éstas estaban compuestas por una planta rectangular que terminaba con un muro circular llamado ábside. El espacio quedaba generalmente dividido en tres partes o naves perpendiculares a la entrada, que se separaban entre sí con hileras de columnas. La nave central, en la que se encontraba el ábside, era de mayor altura que las laterales, lo que permitía abrir ventanas en su zona superior para que entrase la luz.

En las basílicas romanas se impartía justicia y también se usaban en ocasiones como mercado cubierto. Eran lugares amplios y diáfanos que se ajustaron bien al nuevo uso que les dieron los cristianos, que pronto comenzaron a construir sus basílicas, conservando tanto la forma como el nombre del edificio, aunque la función fuese diferente.

Vídeo: La expansión del cristianismo.



Vídeo: La basílica cristiana. En el año 323, Constantino declara al cristianismo como religión oficial del Imperio romano. Con ello, la Iglesia comenzó a expandirse, consagrando altares e iglesias, una práctica que se extenderá a lo largo de toda la Edad Media.



Vídeo: Immagini delle rovine e della Basilica Patriarcale di Aquileia. Musica del film "The merchant of Venice", di Joselyn Pook.

Archivo del blog