lunes, 11 de mayo de 2009

La "Torre Eiffel", París...



La Torre Eiffel es una estructura moderna en forma de "A" mayúscula con tres dimensiones; con una gran base de hierro forjado, que forma cuatro grandes arcos, acabados en punta.

Su planta dibuja un rectángulo virtual, cuyos vértices son los cuatro pilares de grandes dimensiones, sobre los que se apoyan cuatro arcos, también gigantescos.

A medida que se sube, los pilares se curvan hacia el interior para acabar convirtiéndose en un único elemento.

Ello describe un trazado piramidal que potencia la sensación de verticalidad.

Para Eiffel el entramado de vigas cumplía el objetivo de aumentar la resistencia de la torre, pero su diseño pronto se convirtió en un prototipo de simetría.

Tiene tres plataformas para el público, la primera a 57metros de altura, la segunda a 115 y la tercera, con capacidad para 800 personas, a 276 con accesos por medio de ascensores y escaleras. A partir de ahí se eleva la torre hasta su terminación en punta a la altura de 305m, a la que hay que añadir una moderna antena de telecomunicaciones.

Formada por más de 18.000 piezas y 2,5 millones de remaches, constituye una gran mole de hierro de unas 10.100 toneladas de peso.

Su función es puramente ornamental y está pensada para el turismo, aunque también se use para las telecomunicaciones y como centro meteorológico.

En la torre hay un restaurante, ascensor y hasta dormitorios en los que estuvo viviendo el propio Eiffel.

La Torre se convirtió, en esos momentos, en el edificio más alto del mundo y en el máximo exponente de la arquitectura metálica. Estableció, además, un nuevo modelo de belleza. Inaugurada con motivo de la Exposición Universal de París de 1889, su estética provocó un importante revuelo entre los artistas de la época. Sin embargo, cuando unos años después las autoridades francesas pensaron en desmontar la Torre, fueron los propios intelectuales franceses quienes lo impidieron.

Desde su nacimiento esta construcción simbolizó el triunfo de la era industrial. Con su estructura desnuda y el uso de materiales metálicos da la bienvenida a los primeros movimientos arquitectónicos modernistas.

Simboliza también el triunfo de los ingenieros sobre los arquitectos.

La propia concepción de la “Torre Eiffel”, de estructura vista, y su peculiar delimitación del espacio, la configuran como una construcción técnicamente funcional.

Hoy en día es un distintivo de Francia, específicamente de París.





Archivo del blog