martes, 25 de mayo de 2010

"Fallingwater" o "Casa de la Cascada"...



Wright: Frank Lloyd Wright es uno de los arquitectos americanos más influyentes. Su estilo de arquitectura orgánica, muy relacionada con la naturaleza tanto en forma, como en espacio y en materiales, ha influenciado muchísimo en las actuales casas americanas. Su estilo más típico es el de las llamadas casitas de la pradera, viviendas unifamiliares en plano, con tejado, proporciones humanas, casi sin espacios interiores compartimentados, luz, naturaleza,... Sin embargo, tras esa época, la más famosa de sus obras es ésta, la Casa de la Cascada.

Kauffmann: El señor Kaufmann quería una residencia privada que estuviera en relación con el precioso espacio natural que había elegido y con una cascada. Por ello, Wright lo que proyectó es una unión entre arquitectura, agua y verde. La cascada sale de la propia edificación, proyecto que hizo Wright con el consentimiento de Kauffmann, aunque hubo muchos conflictos ideológicos entre ellos.

Integración: Tanto en su interior como en su exterior, se utilizaron materiales que se integraran perfectamente con el entorno: piedra natural, mármol, madera...Incluso los mínimos detalles como la unión entre cristal-piedra están estudiados para que no quede esteticamente desagradable.

Balcones: Se proyectaron varios balcones, tanto en el dormitorio principal como en el salón, para que los residentes tuvieran contacto directo con la naturaleza. Sin embargo, estos balcones tuvieron muchos problemas de asentamiento y han sufrido varias restauraciones hasta el momento.

Luz: Siguiendo la idea de integración con el entorno, la luz entra de forma directa por el tejado.

Diferencia: La arquitectura orgánica, a diferencia de las otras corrientes arquitectónicas del momento, lo que pretendía era no una huída de la ciudad industrial simplemente. La idea era que dicha ciudad industrial estuviera rodeada de zonas verdes. Es decir, el hombre no se tendría que ir al campo, sino que el campo llegara al hombre. Wright soñó e ideó una Ciudad orgánica, la Broadacre City, que al final no pudo realizar, siguiendo estos parámetros. Por eso, nos dejó para la posteridad esta obra de arte que sigue punto por punto sus principios arquitectónicos.





Archivo del blog