domingo, 8 de mayo de 2016

"Ciudades radiantes"... Le Corbusier.


Charles-Édouard Jeanneret, conocido como Le Corbusier, fue un personaje ineludible de la arquitectura del siglo XX, un teórico de la ciudad moderna e inventor de las "ciudades radiantes".

Forjó su especial mirada del mundo desde muy joven, a lo largo de viajes que le llevarían por toda Europa y hasta Oriente. Se instaló en París en 1917, donde conoció a los pintores cubistas, a Picasso y a Braque, y participó en la redacción de la Carta de Atenas, un manifiesto que sentó las bases de la ciudad moderna y desechó la herencia de la Antigüedad, e inventó un espacio nuevo para una vida nueva.

Sus ideas se concretan en realizaciones visionarias por todo el mundo, como la villa Saboya de Poissy (1928-1930), cerca de París, o la ciudad india de Chandigarh y sus palacios públicos de los años cincuenta.

Le Corbusier mezcla la pureza de las formas y la fuerza de los volúmenes, empleando materias nuevas para la época, como el cemento, cuya irregularidad compara con la piedra romana. Su estilo está marcado por algunas características recurrentes, como los pilotes, las amplias fachadas de vidrio o los techos terraza, que tendrían un prometedor futuro en la arquitectura. Sus cañones de luz, que permiten la entrada del sol en un juego de líneas, serían la marca de un arte que sueña con reconciliar el orden y la poesía.

Le Corbusier, que soñaba ante todo con "construir con dignidad" dejó huella y suscitó vocaciones en muchos países, como en Rusia y en Brasil. Sus reflexiones sobre la concentración urbana son hoy de una insistente actualidad.






Archivo del blog