jueves, 16 de abril de 2009

"La danza"...


Tema:

Cuerpos en movimiento. Escena de danza de gran carga imaginativa.

Contenido:

Se trata de una obra figurativa, aunque bastante antinatural. Se observa un corro triste de seres asexuados y silenciosos que danzan sin música en un escenario cósmico. Los personajes no están modelados, pues no existen contrastes entre luces y sombras, y se deslizan sobre un plano figurado.

El movimiento de los cuerpos se hace más patente al haberse eliminado el fondo.Explicación que hace el propio Matisse sobre su obra "La danza":

(...) En esta composición, mi primer y principal elemento de construcción era el ritmo; el segundo, una superficie de un azul sostenido (alusión al cielo del Mediterráneo en el mes de agosto), el tercero una colina verde (el verde de los pinos mediterráneos, contra el cielo azul). Con estos datos, mis personajes desnudos sólo podían ser bermellón para obtener un acorde luminoso.(...)En esta obra se aprecian referencias formales de las culturas primitivas y exóticas (árabe africana y asiática).

Se dice que Matisse se inspiró para realizar esta obra en una danza circular tradicional de los pescadores de la costa mediterránea.

Composición:

"La Danza" nos muestra una enorme sencillez en su estructura. Sobre un fondo de colores intensos y planos (azul en la zona superior y verde en la zona inferior) se disponen cinco figuras (de color rojo), que con sus manos entrelazadas, realizan una danza en corro.

Describen un movimiento circular continuo que sobrepasa el marco (las figuras que se encuentran en la zona superior agachan la cabeza para poder quedar dentro del cuadro, pero el movimiento que describen sobrepasa el marco).

En esta obra, Matisse tradujo la forma de los objetos y el espacio existente entre ellos, mediante zonas de color diferenciadas, además de crear un ritmo característico.

Los personajes se disponen de un modo casi decorativo en el cuadro.

Matisse, en su pintura, trata por separado dibujo, color, forma, movimiento y composición.

No hay interés por la perspectiva tradicional. "La Danza" transmite una sensación de bidimensionalidad. La ilusión de profundidad queda anulada mediante el uso de la misma intensidad cromática en elementos que aparecen en primer o en último plano.

Desprecia la perspectiva y el modelado en favor de las tintas planas.

Matisse dibuja con el color y lo distribuye en el espacio de modo que éste quede sugerido sin que se produzcan las deformaciones de la perspectiva.

Matisse expresa el movimiento no sólo a través de la posición de las figuras representadas sino a través del uso del color.

Los colores son intensos para indicar el espacio y la luz y se utilizan, incluso, como simple decoración.

El propio Matisse describió el objetivo fundamental de "La danza", la expresión:

La expresión para mí no reside en la pasión que está a punto de estallar en un rostro o que se deformará por un movimiento violento. Se encuentra, por el contrario, en toda la distribución del cuadro; el lugar que ocupan los cuerpos, los vacíos a su alrededor, las proporciones, todo tiene un papel propio que representar. La composición no es más que el arte de disponer de manera decorativa los diversos elementos con los que un pintor cuenta para expresar sus sentimientos. En un cuadro cada elemento ha de estar a la vista y representar el papel que le corresponda, ya sea principal o secundario. Aquello que no tenga una utilidad concreta dentro del cuadro es, por esta misma razón, molesto”.

Elementos plásticos:

Matisse crea un arte cuya finalidad es transmitir luz, color, placer visual y tranquilidad.El color se usa para propio placer del pintor y para dar placer al espectador y no sólo para describir algo.

Para él el color es el que da entidad a la pintura, el color puede desempeñar el papel de dibujo, de perspectiva, de sombra de volumen... Observa que la vida es color y lo plasma en su pintura.

"La Danza" presenta un contraste brutal de colores sin matices.

Matisse hace una interpretación muy personal del color, entendido como luz y materia. Lo usa de un modo expresivo, dotándolo de cierta carga simbólica. Lo utiliza para construir formas y expresar sentimientos.

La supresión de sombras y su sustitución por colores puros hace que la pintura brille más que nunca. En esta obra cada color sostiene o acentúa a los demás. Todo color, en su contexto, es mucho más de lo que sería aislado.Las figuras se realzan con una línea negra de contorno muy marcada que sirve también para insinuar la musculatura.

El pintor utiliza en esta obra una pincelada de textura homogénea y tersa.

Matisse trabaja a base de amplias áreas de color, mostrándose con ello heredero de Gauguin.

La mancha plana de color provoca en nosotros un valor plástico y figurativo. La pintura se siente como materia. Matisse construye sobre el color.

Su uso del color fue de una gran sensualidad, aunque siempre muy controlada por una metódica organización estructural.

Significado:

"La Danza" es un intento de conjuntar o equilibrar el mundo real y el mundo interior, una búsqueda de lo esencial y simple.

“Es un acto de movimiento, de significativos significados que comunican al ser humano con los Dioses, con la Naturaleza, con procesos de iniciación o reproducción, una danza que representa el movimiento, movimientos de cuerpos cargados de significados” (Leach, 1985).

La pintura para Matisse es autónoma, no pretende imitar nada.

"La Danza" puede ser interpretada como una demostración anticubista de como las figuras pueden unirse a través del arabesco y de los intensos contrastes de color contra el fondo abstracto. Las fuentes de este mural son variadas, desde las figuras de los vasos griegos a las imágenes greco-romanas de las "Tres Gracias".

El arte de Matisse es amable, de gran luminosidad, apacible, pero no por ello ingenuo, sino de gran virtuosismo e inteligencia.Sus ventanas se abren al silencio, y la luminosidad no provoca sombras, ni degradaciones.

Su obra es un resultado de orden, imaginación, disciplina y libertad.Propone un arte calmado que reconforte al hombre fatigado, que lo serene. Su espíritu domina sobre la obra.

La espontaneidad calculada de esta pintura busca la conexión inmediata con el espectador, para transmitirle la emoción anímica del artista cuando realizó la obra.



Archivo del blog