lunes, 3 de mayo de 2010

El Dadaísmo...



El dadaísmo fue un fenómeno internacional y multidisciplinario, más cercano a un estado de ánimo o a un modo de vida que a un movimiento artístico.

Cuando se desarrollaba la Primera Guerra Mundial (1914-1918), un grupo de intelectuales suizos, unidos por su rechazo hacia los valores de la burguesía y, sobre todo, al militarismo, eligió el vocablo dadá, sin ningún significado, para identificar de alguna manera sus protestas y el arte con el que desafiaban los criterios estéticos reinantes. El pintor francés Marcel Duchamp fue el más conocido de los dadaístas, quien le pintó bigote y barba a una reproducción de la "Mona Lisa", de Leonardo da Vinci.

El dadaísmo fue un fenómeno internacional y multidisciplinario, más cercano a un estado de ánimo o a un modo de vida que a un movimiento artístico.

No es un movimiento de rebeldía contra otra escuela anterior, sino que se funda en un cuestionamiento de todo el marco conceptual del arte y de la literatura de antes de la Primera Guerra. Estos escritores y artístas creían que una sociedad capaz de producir algo tan horripilante como la primera guerra mundial era una sociedad malvada, cuya filosofía y cultura deberían destruirse totalmente, ya que estaba social y moralmente en banca rota.

Utilizaban nuevos materiales, como los de desecho encontrados en la calle, y nuevos métodos, como la inclusión del azar para determinar los elementos de las obras. Los dadá profesaban todas las artes, pero no se encasillaban en ninguna.

Sin duda, Dadá consiguió provocar el escándalo, pero en el aspecto positivo, y al igual que otros movimientos de vanguardia, hizo que la gente mirara las imágenes de una manera distinta.

Como movimiento, el dadá decayó en la década de 1920 y algunos de sus miembros se convirtieron en figuras destacadas de otros movimientos artísticos modernos, especialmente del surrealismo.




Archivo del blog