sábado, 1 de febrero de 2014

"Las Tres Gracias"...


"Las tres gracias", pintura de estilo barroco fue hecho en 1639 al óleo sobre una tabla de 2,21 por 1,81 (tipico de la pintura flamenca antigua). Actualmente está ubicado en el Museo del Prado. El tema que inspiró a Rubens proviene de la mitología griega, según la cual las tres Gracias (Eufrosina, Talía y Aglae), hijas del dios Zeus y de la ninfa Eurymona.
 
Son las representaciones de la afabilidad, la simpatía y la delicadeza. El asunto y la manera de tratarlo se remontan al arte clásico pero fue Rafael, en el Renacimiento, quien lo recobró. Rubens mantiene la composición del italiano, pero cambia la relación entre las tres figuras que están conectadas entre sí a través de los brazos, el velo y sus miradas, es decir, psicológicamente, dando así nueva unidad al grupo.
 
También ha cambiado el canon de belleza, empleando el típico de sus pinturas, con mujeres entradas en carnes pero proporcionadas, elegantes. La sensación de movimiento y gracia que irradian las tres jóvenes es excelente, obteniendo el efecto de invitar al espectador a integrarse a la escena. Las flores de la guirnalda superior y el fondo de paisaje acentúan la belleza del conjunto. El fuerte foco de luz que utiliza el maestro resalta el colorido perlado de las muchachas.
 
Fueron pintadas con los ideales estéticos de su época para la mujer. La gracia dela derecha tiene el rostro de la mujer del pintor, Isabella Brandt; se cree que la de la izquierda es Héléne Fourment, su segunda esposa, que ya había retratado en multitud de cuadros.
 
El color de las carnes blandas de los cuerpos es fruto de la combinación de los tres colores primarios: rojo, amarillo y azul. Para conseguir aumentar la sensualidad del cuadro el artista pinto las siluetas con líneas sinuosas.
<


Archivo del blog