martes, 17 de febrero de 2009

"El entierro de Cristo", Caravaggio...



Caravaggio para la Chiesa Nuova terminó en 1604 el más conmovedor de sus cuadros religiosos, "El Entierro de Cristo", (primera década del siglo XVII) actualmente en la Pinacoteca Vaticana.

Este cuadro presenta una composición cerrada, incluida en un triángulo. El rebuscamiento en la composición y en el punto de vista es manifiesto en esta obra en el Santo Entierro, donde el artista imagina el sepulcro en primer lugar y al espectador muy en bajo, casi en la fosa misma, para que contemple la escena en escorzo muy acusado.

Los gestos y los tipos son poco distinguidos, utilizando personajes corrientes, incluso vulgares, para ser representados como santos, para hacer más creíble y asequible el mensaje de los Evangelios. No busca idealización alguna; la presentación de los personajes con esa apariencia de realidad, entraba dentro de los principios contrarreformistas; de este modo se presentaba la santidad como algo cercano y perfectamente alcanzable.

Si se vuelve la mirada al "Santo Entierro" de Rafael, imaginado como un desfile de bellas actitudes, se comprenderá el largo camino recorrido por Caravaggio para llegar a llamarnos la atención, incluso sobre las deformidades de los pies de uno de los santos varones. En la obra aparecen los dos principales rasgos de su pintura: el naturalismo y el tenebrismo. El naturalismo, es decir, intenta transmitir imágenes verídicas, utilizando personajes corrientes, incluso vulgares, para ser representados como santos. Para resaltar la parte más importante del cuadro (figura de Cristo) y contrastar escenas, un foco de luz intensa la ilumina dejando en la penumbra parte del cuadro (tenebrismo). Trata de captar la actitud del hombre real ante el hecho sucedido, entre temerosa y dramática.

Su técnica naturalista y tenebrista fue rápidamente usada en la pintura de temática religiosa, ya que al aparecer personas corrientes en los cuadros, se lograba hacer más asequible el mensaje a los fieles, haciendo más cercano el camino a la salvación. Un foco de luz intenso golpea la parte más importante del cuadro (Cristo), dejando en la penumbra el fondo y algunas de las facciones de los personajes. La presencia del paño de pureza blanco en el cuerpo de Cristo realza el contrate de luz y sombra.

Con frecuencia Caravaggio recurre a la adopción de un punto de vista bajo, especie de contrapicado cinematográfico, como si la escena fuese contemplada por una persona tumbada en el suelo, con lo que adquiere grandeza y profundidad.

En el ángulo superior derecho (figura femenina con los brazos en alto) se aprecia el Caravaggio amante de la teatralidad, del gesto exaltado, de los estados de ánimo apasionados, intentando impresionar al espectador y mover el ánimo (conmover).

Cada momento de la pintura de Caravaggio goza de gran número de imitadores, los cuales, al menos durante los primeros treinta años del siglo, llevaron su mensaje por todos los países europeos. En efecto, en torno a 1600, especiales condiciones artísticas e históricas proponían a Roma como espejo para los artistas de toda Europa y se puede decir que en aquellos años Roma, con sus palacios, sus Iglesias, sus destacadas colecciones, era un gran "atelier" (taller), donde la discusión artística constituía la principal polémica, secundando opiniones con frecuencia esencialmente opuestas, como la de los naturalistas que hacían referencia a la obra de Caravaggio, la de los clasicistas que elegían como modelo las obras de Carracci, o de los últimos manieristas que, de diversa manera, continuaban fieles al modo de ser del siglo precedente.

Al morir súbitamente Caravaggio, quedó para sus imitadores un mensaje concluido desde el punto de vista formal y humano. Caravaggio ha de considerarse, más que como el último pintor del Renacimiento, el primer artista auténtico y grande de la Edad Moderna. Su mensaje fue intencionadamente popular, humano y comprensible y en esa concepción del trabajo artístico se contiene la absoluta modernidad de una revolución de cuyos resultados vivimos aún actualmente.



Archivo del blog