martes, 20 de enero de 2009


"La Escuela de Atenas", Rafael...





"La Escuela de Atenas" la pintó Rafael por encargo del Papa Julio II en 1509 para decorar sus habitaciones privadas. Fresco de 7,70 m. de La Estancia de la Signatura (donde se reunía el Tribunal en Derecho Canónico y Civil). Ilustra uno de los 4 conceptos asociados a la religión: La filosofía.

En esta su obra magna (el pintado de las estancias vaticanas), embellecerá las demás paredes de esta estancia con frescos de los otros tres conceptos: la Teología (pintando "Disputa de la Eucaristía"), la Poesía ("Parnaso") y el Derecho ("Las Virtudes").

Nació Rafael en 1483 en Urbino (Italia), fue pintor discípulo en el taller de Perugino, otro famoso Renacentista Italiano. En seguida se vió su gran talento para hacer obras miméticas de su maestro. Colaboró por esa época en conjunto con otro famoso pintor renacentista Pinturicchio la Biblioteca Piccolomini de la catedral de Siena.

En 1504 se traslada Florencia donde estaban trabajando Leonardo da Vinci y Miguel Ángel para estudiar la obra y técnicas de ambos.Estuvo algunos años también dirigiendo las obras de San Pedro del Vaticano y falleció en 1520.

Se escenifica la verdad razonada en la escuela de filósofos ateniense que Rafael imaginó en medio de un marco arquitectónico con una profundidad y perspectivas asombrosas, que logra pintando arcos sostenidos sobre columnas (por aquello de que la verdad necesita apoyo) dando lugar en medio a un gran pasillo-galería por donde Platón (el famoso filósofo) pasea (con el rostro de Leonardo da Vinci; conocido de Rafael cuando vivió en Florencia) junto a Aristóteles (famoso filósofo también) con su libro de Ética bajo el brazo.

El artista plasma los rasgos de los pintores-escultores de su tiempo personificando a los grandes filósofos.Toda la composición del fresco converge en el centro por donde mencioné paseaban Platón y Aristóteles discutiendo acerca de filosofía. Hasta los peldaños y la arquitectura de los arcos del pasillo hacen que la mirada y la atención se centren plenamente en las figuras de ambos filósofos.

Rafael llenó el cuadro de los famosos filósofos griegos (y algunos no griegos) de todas las épocas, entre ellos: Heráclito sentado solo en el suelo en primera plana del cuadro, con el codo apoyado en un bloque de marmo escribiendo (con los rasgos faciales de Miguel Ángel), Diógenes (calvo y con túnica azul claro) a la derecha de Heráclito leyendo un papel, y totalmente a la derecha, siempre en primera plana tambien, está Euclides (con la cara de Bramante) trazando con un compás una figura geométrica ante la atenta mirada de sus discípulos, Jenofonte, Esquines (o Alcibíades), Zenón, Epicuro, Zaratustra, Ptolomeo... y hasta pintó un autoretrato de relleno en el cuadro.







Archivo del blog