domingo, 24 de octubre de 2010

Introducción histórica del Románico...


Denominamos arte románico a toda aquella producción artística generada en los países de Europa Occidental durante los siglos XI y XII.

A los diferentes estilos, que se desarrollan en todo el continente después de la caída del Imperio Romano (visigodo, asturiano,...), se les llamó arte prerrománico, evolucionando todos ellos hacia uno sólo, muy homogéneo, con características casi idénticas en todos los países. Cronológicamente podemos fijar en el año 1000 el comienzo de este arte, repleto de espiritualidad, que durará hasta principios del siglo XIII.

• La denominación de románico se utiliza en Francia en 1820, aludiendo al antiguo arte de Roma por su semejanza con algunos elementos arquitectónicos (arcos, columnas,...). Al igual que a las lenguas vulgares derivadas del latín se las conoce como lenguas románicas o romanas, de igual manera ocurrió con este arte.

Su origen monacal lo convierte en una manifestación artística profundamente religiosa, a través de la cual se invita, a los fieles, a la meditación, al recogimiento y a la oración como medio de acercamiento a Dios.

Las construcciones románicas fueron realizadas gracias a las generosas aportaciones de reyes y nobles (que buscaban de esta forma la salvación de su alma), así como con los impuestos agrarios, lo que contribuyó a aumentar en gran medida, el patrimonio y poder material de la Iglesia.

Además de edificios religiosos, se construyeron fortificaciones militares para refugio y defensa, y obras civiles. Estas últimas, en buena parte, debido al incremento en el paso de personas hacia los lugares de culto.

Dos hechos, de importancia social y religiosa, ocurren en este periodo histórico:

- Uno, es la influencia de las órdenes religiosas a través de nuevas reformas. La primera llevada a cabo, partió del monasterio benedictino de Cluny (Francia), expandiéndose por Europa.

Las casas benedictinas tenían como único vínculo entre ellas, los preceptos de la Regla de San Benito. Cada monasterio elegía a su abad y cada abadía era independiente con respecto a las demás, con lo que no existía una autoridad común entre ellas. Con la reforma de Cluny, se pretende acabar con esta independencia y se intenta agrupar de modo jerárquico a los monasterios, como medida disciplinaria y para controlar los gastos suntuarios que se apartaban de la Regla.

- Por otro lado, el fenómeno popular de las largas peregrinaciones a Santiago de Compostela, Roma y Jerusalén.

La Península Ibérica, a finales del siglo XI, se encuentra sometida a un doble influjo:

- Los reinos cristianos del norte reciben las influencias religiosas y culturales que vienen del otro lado de los Pirineos. Debido al aumento demográfico y económico, se repueblan las zonas fronterizas y se produce una "europeización" con la instalación de comerciantes y artesanos, en los núcleos urbanos que se formaron a lo largo del Camino de Santiago.

- Al mismo tiempo, el Islam español, que desde el 711 está asentado en el sur, experimenta la "africanización" generada (entre 1086 y 1148), por la invasión almorávide.


Archivo del blog